Genealogía del presente

¿Es posible un partido centrista?

2 Comments

  • Jorge dice:

    Su reflexión es interesante, pero no acabo de estar de acuerdo con algunos conceptos, tanto en esta entrada como en la paralela de El Confidencial.
    Todavía no he leído el libro de Lakoff pero creo adivinar lo que quiere decir: la gente se construye “mapas mentales” y actúa en consecuencia.
    Pero en mi opinión, lo que haya dentro de ese “mapa mental” es un poco lo de menos. Lo importante es sentirse miembro de una comunidad, de un Yo Social dentro del que sentirse protegido.

    Las ideas políticas, tanto de derecha como de izquierda, han variado mucho. La derecha actual aboga por el neoliberalismo, pero hace cincuenta años el franquismo era todo lo contrario…, pero era de derechas.
    La socialdemocracia es progresista, pero cree en el mercado, la propiedad privada y en la libre empresa, lo contrario que el comunismo.

    Y hace un par de días Maroto, del PP, presumía que había más gays en su partido que en el colectivo LGB… Cosas veredes. La realidad es que la sociedad en su conjunto es progresista. Un votante conservador es sólo un votante progresista con veinte años de retraso. El divorcio, el aborto, los anticonceptivos, las relaciones pre-matrimoniales, el matrimonio homosexual, etcétera, son aceptadas hoy por los partidos conservadores y por la mayor parte de sus votantes.

    Lakoff habla de “patriotismo progresista”. Sí, lo hay: el que defiende los derechos constitucionales. Un patriota español de verdad se enervaría si alguien ataca a un cómico por sonarse en la bandera, porque una de las esencias del estado español es la libertad de expresión. El problema es que la Patria es un concepto pseudoreligioso, irracional, que cada uno interpreta como quiere. Hay muchos valores que un patriota USA podría defender en su constitución, pero el patrioterismo al uso se complace en bombardear Afganistán y lo que se ponga a tiro.

    ¿Por qué no es posible un partido centrista? Creo que básicamente porque no tiene un rival enfrente. La gente se define como miembro de un grupo también en relación al “otro”. Uno es de derechas más que nada porque no le gusta la gente de izquierdas que conoce, y viceversa. Pero, ¿cuál sería el oponente actual de un partido centrista? Ninguno.

    Lo contrario de un partido de centro, moderado, sería un partido extremista, radical. Si este existiera con fuerza, por ejemplo que VOX consiguiera el 40% de los votos, el resto de partidos tipo PP-PSOE-C’s se unirían en una coalición “moderada”.

    Es lo que me parece interesante desde el punto de vista antropológico: en política se puede estar a favor o en contra de algo, pero nunca en medio. En medio sólo significa que te van a dar por los dos lados. Y sí, desgraciadamente quizás tenga uno razón al situarse en medio, pero la gente se mueve socialmente por emociones, no por razones.

    La gente se divide siempre en bandos: en dos bandos, raramente en tres.

  • antonio dice:

    España es diferente, los debates sobre ideología llegan tarde. Hoy en Europa, la ultraderecha nacionalista, y los progres ultranacionalistas, se ponen de acuerdo.

    Este fenómeno, se está produciendo en Cataluña.

    El ultranacionalismo, forma parte de las capas sociales totalitarias, y España tiene mucho lastre totalitario del pasado, del que ahora los progres quieren eso de: quítate tú, que me pongo yo.
    El centro es un ideal del homo sapiens, es el leív motiv, de la inteligencia constructiva.

Leave a Reply to Jorge Cancel Reply