Humanismo 3 G

Compasión

By 16 diciembre, 2018 No Comments

Es un sentimiento mal comprendido, que se rechaza en España como humillante. “¡No quiero compasión, quiero justicia!”, es una expresión frecuente. No ocurre así en Estados Unidos, donde se piensa que una nación o un político deben ser compasionate. Nosotros confundimos la compasión –que es sentirse afectado por el dolor de los demás e intentar ayudarles- con una actitud limosnera, paternalista y degradante. Una equivocación dramática que conduce a la insensibilidad. La compasión es la experiencia emocional que da origen a la ética y también a la búsqueda de la justicia. En Biografía de la humanidad  hemos estudiado el papel que ambas cosas han jugado en nuestra historia. Los juristas romanos desconfiaron de la justicia. “Summum ius, summa iniuria”. La aplicación estricta del derecho puede provocar grandes injusticias. Por eso inventaron la noción de “humanitas”. La compasión debía completar la acción del derecho para alcanzar la justicia.  La justicia institucionaliza el campo abierto por la compasión. Ningún avance moral se habría conseguido si primero no hubiera habido un sentimiento de protesta ante el dolor ajeno. La emigración plantea el tema de nuevo. La ultraderecha se mueve en la legalidad, pero carece de compasión. Por ello es injusta. Necesitamos fomentar una cultura compasiva.

Leave a Reply