Blog

La historia inversa

By 5 noviembre, 2018 2 Comments

La ciudad de Nogales está dividida en dos por una alambrada. La mitad norte pertenece al estado americano de Arizona, la renta media es de 30.000 dólares, la mayoría de los adolescentes va al instituto y la mayoría de los adultos tienen estudios secundarios. La mitad sur pertenece al estado mexicano de Sonora. Aunque forma parte de la zona más próspera de México, la renta media es de 10.000 dolares, la mortalidad infantil es muy alta y la mayoría de los adultos solo tiene estudios primarios. ¿Cómo pueden ser tan distintas las dos mitades de lo que esencialmente es la misma ciudad? Esa es la pregunta que Daron Acemoglu y James A.Robinson se hacen en su libro Por qué fracasan los países. Consideran que la causa está en las diferentes instituciones políticas, sociales y económicas que las gobiernan. Y está diferencia se encuentra ya en el distinto tipo de colonización que establecieron los españoles y los “americanos del norte”. El libro es una muestra de “Historia inversa”. La Historia tradicional cuenta los acontecimientos siguiendo su orden temporal. La “Historia inversa” lo hace al revés, partiendo del presente y buscando su genealogía.

El nombre lo tomamos de la expresión “ingeniería inversa”, que es la que ejercen los técnicos cuando estudian una máquina desconocida para intentar descubrir cómo funciona. Daniel Dennett la aplicó al estudio de la evolución, pero resulta conveniente aplicarla a la historia. Hacerlo nos sirve para comprender el presente. Hay que advertir que la investigación genealógica ha de hacerse sobre los trabajos de la historia tradicional, para evitar que una investigación demasiado dirigida a un objetivo produzca sesgos equivocados en los resultados.

Este enfoque de la historia la dota de gran interés social y pedagógico. En noviembre de 1971, la revista The Social Studies dedicó un número especial a proponer un estudio de la historia con “reverse cronology”, que relacionaba una distante asignatura con la la palpitación del presente. Recomendaban que cada lección comenzara con un acontecimiento actual, para buscar su origen. El método puede aplicarse en todos los dominios. Si estudiamos la Constitución española, podemos reactivar las luchas, enfrentamientos y negociaciones que tuvieron lugar en la redacción de cada artículo. La “extravagante” pintura de Picasso no puede entenderse sin estudiar la historia de la pintura con cronología invertida. El hundimiento de la banca Lehman Brothers en 2008 es el resultado de una compleja historia que debemos conocer para evitar que se repita. Acaba de aparecer el libro Las razones del mal. ¿Qué fue realmente el holocausto?  en el que Peter Hayes intenta comprender como pudo suceder.

Una de las tesis de Biografía de la humanidad es que debemos fomentar el estudio de la “Historia inversa”. En esa sección pretendemos desarrollar lo que solamente pudimos esbozar en el libro.

2 Comments

Leave a Reply