Genealogía del presente

La política humilde y magnífica

Nietzsche elogiaba la Gran Política, y acabó inspirando a los nazis. En la España anterior a la guerra civil, muchos intelectuales, también influidos por Nietzsche, como estudio Gonzalo Sobejano,  aspiraban a políticas gloriosas. Incluso Ortega, el mas europeo de ellos, se dejaba llevar por vientos heroicos. Por ejemplo, desdeñaba las soluciones políticas donde “no haya vencedores ni vencidos”. Añadía: “¿No son sospechosas, no os suenan como propósitos turbios esas palabras? Esta premeditada renuncia a la lucha, ¿se ha realizado alguna vez y en alguna parte en otra forma que no sea la complicidad y el amigable reparto?” Ortega, como comentó Laín Entralgo, quería “hacer rebotar en el espacio los grandes amores y los grandes odios”.  He mostrado en Biografía de la humanidad, siguiendo a Robert Wright (Nonzero), que el progreso ha consistido en buscar soluciones win-win. Es decir, que íbamos contracorriente.

Victor Lapuente, en El retorno de los chamanes (Ed. Península), defiende la política humilde, diseñada de abajo arriba, basada en la experiencia y no en el dogmatismo. Pone como ejemplo a Finlandia, que hace un siglo era una nación pobre, agraria, dependiente de Rusia, que además sufrió una atroz guerra civil en 1918, y tuvo que pagar reparaciones de guerra a la Unión Soviética. ¿Qué hizo posible su espectacular cambio? Según Lapuente, consiguió algo muy valioso de sus vecinos escandinavos: “una dinámica de aprendizaje colectivo en políticas concretas”. He hablado tanto de la necesidad de una “sociedad del aprendizaje” que me parece estar escuchándome a mi mismo. Una de las enseñanzas más importantes para nosotros es que el éxito de las “Instituciones formales” depende de las “instituciones informales”, del “capital social”. Un tema que me gustaría tratar con detenimiento este año.

Lapuente enfrenta a los chamanes políticos –de los que estamos sobrados en España- de las exploradoras. Copio el cuadro donde describe ambas actitudes, porque me parece brillante:

 

 

Ingredientes de las dos retóricas 

 
 

Retórica del chamán

Retórica de la exploradora

Cómo es la realidad social?
Controlable
Influenciable
Procedencia
Cielo, arriba, ideal
Suelo, abajo, realidad
Motor
Razón
Experiencia
Objetivo
Coherencia lógica
Resultados prácticos
Mentalidad
Cerrada, monista, intolerante
Abierta, pluralista, tolerante
Espíritu
De confrontación
De contexto
Resultado de la acción pública
La mejor solución
Las “soluciones” menos malas
Guía
Plan global
Exploración incremental
Penetración de la política en los problemas sociales
Radical
Superficial
Virtud
Ambición
Humildad
Iniciativa en políticas públicas
Políticos profesionales
Políticos y profesionales de lo público
Responsabilidad de los políticos
Primera
Última
Plantas ocupadas por los políticos
Todo el edificio público
El piso de arriba
Estructura del Estado
Pirámide jerárquica
Pirámide aplastada
Dirección de las ideas en el sector público
Sentido único: de arriba hacia abajo
Doble sentido: de arriba hacia abajo y viceversa
Empleados públicos
Listísimos, pero autómatas. Trabajan para el político
Listísimos y autónomos. Trabajan con el político
Gestión pública
Administrativa
Empresarial
Directivos públicos
Oficiales de ejército
Ejecutivos de empresas
Textos sagrados
Leyes, reglamentos y, sobre todo, procedimientos administrativos
Misiones, motivaciones y, sobre todo evaluación de los resultados
Si fuera un barco…
Políticos desde el timón hasta la sala de máquinas
Políticos al timón, los no políticos forman el resto de la tripulación
Si fuera música…
La política compone la partitura y toca los instrumentos
La política compone la partitura y los profesionales de la Administración tocan los instrumentos
  • Fuente: El retorno de los chamanes (Península)

Leave a Reply