Genealogía del presente

La ideología de género

​He tratado el tema de la sexualidad y el feminismo en varios libros. En La lucha por la dignidad, con María de la Válgoma, estudiamos la historia de las mujeres por conseguir sus derechos. Volví a estudiar temas relacionados en El rompecabezas de la sexualidad, La revolución de las mujeres, y La conspiración de las lectoras, escrita con María Teresa Rodríguez de Castro.
​Mi interés por estudiar la genealogía del presente me viene de lejos. Mis maestros fueron en filosofía Edmund Husserl (fenomenología genética), en psicología Jean Piaget (epistemología genética) y en derecho y economía Friedrich Hayek (la evolución espontánea) . Para escribir Biografía de la humanidad fueron de gran ayuda las investigaciones de evolución de las instituciones (North), de la evolución política (Fukuyama).

​Crítica de la noción de naturaleza.- ¿Sigue siendo válida la noción de “naturaleza”? Es cierto que los avances científicos han difuminado la separación entre “natura” y “nurtura”, entre “naturaleza” y “cultura”. El “efecto Baldwin”, la teoría de “construcción del nicho”, han mostrado que la cultura acaba teniendo influencia genética. Steven Pinker, en La tabla rasa, ha criticado duramente la teorías que negaban la naturaleza humana y consideraban que la inteligencia era una “pizarra en blanco” que debía ser escrita por la cultura. Critica los excesos de la “ideología de genero” por tres de sus ideas sobre la naturaleza humana:
​ (1) Las diferencias entre hombres y mujeres no tienen nada que ver con la biología, sino que están completamente construidas socialmente.
(2) Los seres humanos poseen una única motivación social, el poder, y la vida social solo puede entenderse partir de cómo se ejerce.
(3) Las motivaciones de las personas no surgen de las motivaciones personales sino de las de grupo.
Lo que critico es la noción de naturaleza como fuente de normativa moral, porque en la “noción” de naturaleza se encuentra lo que previamente se ha puesto. El nazismo era iusnaturalista y consideraba que la naturaleza determinaba la preeminencia de la raza aria. Tomás de Aquino dio una visión mas aceptable, al definir la ley natural como “opus rationis”, como obra de la razón.

​​La construcción social.- El ”construccionismo social” defiende
​(1).- La realidad se construye socialmente
​(2) .- La sociología del conocimiento explica los procesos mediante los cuales se hace.

​Fue una teoría iniciada por Alfred Schütz, partir de la fenomenología, y completada en el brillante libro de Peter L. Berger y Thomas Luckman. Al hablar de la “construcción social de la realidad” se mueven en la estela de Kant, que distinguía entre el “Noumeno” (la realidad en sí) y el fenómeno (la realidad percibida). Husserl amplió esa noción de “fenómeno” mediante la idea de “intersubjetividad”. Pensamos que algo es real cuando otros sujetos coinciden en esa apreciación.
​Sin embargo, el constructivismo social perdió rigor científico cuando extendió demasiado su aplicación. Constructivistas sociales como Kenneth Gergen han aportado análisis muy interesantes sobre el papel de la sociedad, pero a mi juicio no sabe como establecer criterios de evaluación. Si se considera “verdad” como aquello que una sociedad considera “verdad”, entramos en un territorio difícil de defender. Lo mismo sucede con su peculiar idea de que un juicio no debía ser una relación entre una autoridad que juzga y una persona que es juzgada, sino un intercambio entre dos distintas concepciones del mundo, la del juez y la del acusado.

​​La subjetivación.- En Biografía de la Humanidad hemos aplicado un concepto moderno: el de subjetivación, que ha tenido mucha importancia en el feminismo. Es el modo como una persona piensa sobre sí mismo, y sobre su papel social. Es un modo de asimilar los modelos sociales y de evaluarse de acuerdo con esos modelos. Creo que fue Michel Foucault el primero que trató el tema. La filosofía había dado mucho importancia al sujeto, como origen de la acción y del pensamiento. Pero Foucault pensó que el propio sujeto era constituido, es decir, producto de una educación. Distinguió por ello distintos “Modos de subjetivación”, es decir, de hacerse sujeto. Añadía, y eso lo aprovechó el feminismo, que el poder produce al sujeto a partir de determinados hábitos, posiciones, prohibiciones, vestiduras, gestos, tiempos.

3 Comments

  • Foucault es fundamental para entender el punto en el que está el actual debate social sobre el género. La resistencia a la objetivación del cuerpo, y por lo tanto del comportamiento, de la cotidianeidad humana, es central para entender sobre qué rieles se está moviendo, más que el debate, el enfrentamiento de las minorías con el poder,

  • En la CNN, hoy mismo, un artículo sobre Alexandra Ocasio-Cortez la acusa precisamente de rechazar la objetividad en favor de la reivindicación. En otras palabras, Alexandra dice: “no puedes luchar contra mis reivindicaciones diciendo que los hechos en que me baso son falsos” sigue, en esa línea de defensa, el supuesto, enteramente foucaultiano, de que objetivar la realidad es una estrategia del poder, que trata de manipular los cuerpos y hacerlos dóciles,

  • Antonio dice:

    (2) Los seres humanos poseen una única motivación social, el poder, y la vida social solo puede entenderse partir de cómo se ejerce.
    El poder, es la realidad consciente que motiva nuestros actos, hay otra intangigle es el MIEDO a perder el poder.
    El miedo, es una pulsión que forma parte de la vida, cualquier cambio en el entorno suscita la aparicioón de esta pulsión de preservación de la vida.
    Vivimos tiempos de cambio geopolíticos, que afectan a las clases sociales, cada cual vota según considera que un partido político, u otro, defiende su cuota de poder, detrás de este voto, como individuos, esta la pulsión del miedo a la perdida del poder. No es la perdida de la libertad, la que hace resurgir el miedo, sino la perdida de poder.
    Con la igualdad social de género, pasa lo mismo, el varón tiene miedo de perder el poder y reacciona en los casos más primarios, con agresiones al adversario de género.
    No sólo el dinero es miedo, sino que el miedo, saca a la luz nuestras paranoias, y desequilibrios personales y sociales. Esta es la cara oscura del miedo.
    Qué pasa con las clases medias a nivel mundial, están perdiendo poder, y una parte se decanta por soluciones totalitarias de izquierdas, y otras de derechas.
    Los viejos fantasmas ideologicos del pasado resurgen, en tiempos de cambio.
    Las profecias apolalipticas (basadas en el miedo al futuro), siempre han reaparecido en épocas de cambios sociales importantes.
    En Reino Unido, los partidarios del Brexit, acusan de los contrarios al mismo, de pronazis. Prefiero señalar, como ejemplo, la paja en los británicos, que no en los españoles, para evitar polémicas que no conducen a nada.
    La solución a la violencia de género, pasa de momento: por una justicia más severa y rápida, que sancione dichos actos, y después con una educación que fomente la coperación entre géneros y no la rivalidad y la separación.
    Me gustaria que en el profesor abordarse en alguno de sus artículos, el problema del miedo a perder el poder.

Leave a Reply