9 Comments

  • Juan Ignacio Pérez Pastor dice:

    Magnífico artículo. Pero ¿cómo poner en marcha el bucle prodigioso? ¿cuales son los catalizadores, elementos, levadura que haga crecer el proceso? Parece que los políticos están enfrascados en descalificar al contrario y nos transmiten al resto ese mal ambiente. ¿Cómo romper ese ciclo pernicioso? La situación que vivimos con el COVID-19 parece que ayuda en la reflexión de que “Merecemos otros políticos”, porque si, hay otra manera de hacer las cosas.

    • jose antonio marina dice:

      Las situaciones en bucle parecen difíciles de cambiar. Un ejemplo, el sistema educativo influye en la sociedad, pero la sociedad influye en el sistema educativo. ¿Donde empiezan los campos sociales? ¿Se inician de arriba abajo o de abajo arriba? Aumentar el capital social es tarea compleja, pero programable. Los principales factores del “capital social” son mensurables y, por lo tanto, se pueden fijara como objetivo social. Una parte tendrían que hacerlo los agentes sociales -el sistema educativo, los empresarios, el mundo de la cultura y de los medios de comunicación, las iglesias, etc. Otra parte deben fomentarla la sociedad política. Papel especialmente importante pueden tener los municipios. En Estados Unidos hay una movimiento llamado “asset building communities” que incluyen dentro de los objetivos municipales el aumento del capital social.

  • JAVIER ESTEVEZ dice:

    Desde hace años las metas no están bien elegidas. La meta de un político no puede ser su propia reelección, desde esta perspectiva el proceso ya esta equivocado, a partir de este momento las acciones pueden estar bien dirigidas pero no para el fin correcto. El confinamiento se respeta porque todos ganamos, pero en la medida que no es esa la percepción la motivación desaparece. Y la base los políticos esta en el sistema que los activa, la democracia y desde que esta no controla las emociones y se convierte en Sentimental, el resultado es la entrega errónea de confianza a quien al final no tiene los mismos objetivos que sus representados. Se podría hablar de Democracia Fracasada? Fracasada en las motivaciones de los que la ejercen con su voto y en los objetivos de quien recibe el voto. En mi opinión no somos tan responsables de los políticos, somos responsables del uso que llevamos haciendo de nuestra democracia, el resto puede ser una consecuencia.

    Gran holograma para definir el Bucle “PRODIGIOSO” Y GRAN ARTICULO PARA REFLEXIONAR.

    • jose antonio marina dice:

      Plantea un tema muy interesante. Cuando me dedicaba mas a estudiar la Inteligencia Artificial critiqué la definición que daba uno de su padres, Allen Newell en una de sus ultimas obras Unified Theories of Cognition. Consideraba que la función de la inteligencia es descubrir los medios para conseguir un fin. Eso, a mi juicio, deja fuera de la inteligencia lo que me parece su más decisiva y difícil tarea: elegir los fines. Soy consciente de la dificultad que tiene justificar la elección de fines. Poner como fin de la política el “bien común” es una vaguedad que, con toda razón, critican los ultraliberales. Pero pensar como ellos que la búsqueda de los fines individuales dará como agregado el bien común, es una propuesta que ya desmonto Ken Arrow, premio Nobel de Economía. ¿Hay forma de resolver el problema? Para hacerlo, creo que hay que aprender de la experiencia de la humanidad, que es el gran banco de pruebas que tenemos. Es lo que intenté en Biografia de la humanidad y, desde otro punto de vista en Historia visual de la inteligencia.

  • Rodrigo Santos Díaz dice:

    Desde que deje la universidad allá por el 2008 le había abandonado.
    Creo que volveré a engancharme.
    Gracias por seguir abriendo puertas.

  • Pablo García dice:

    Una vez, muchas gracias por reconciliarnos con la inteligencia y la bondad, que debieran ir siempre juntas.
    En cualquier decisión, política, empresarial, personal, un aspecto que siempre nos ayudaría seria evitar la suma cero.
    Buscar generar ese valor añadido o, mejor dicho, ese beneficio humano o productividad en valores que nuestros actos debieran aportar.
    Toda una filosofía de vida individual y colectiva, sin duda.

    Muchas gracias, una vez más.

    • jose antonio marina dice:

      Creo como usted que buscar las soluciones de suma positiva mejoraria nuestra convivencia. Cuando hablamos de justicia estamos hablando en realidad de eso. Un árbitro justo puede fastidiar al equipo que pierde, pero aún así este tendrá que reconocer que es mejor que la LIga la arbitres árbitros justos que árbitros arbitrarios.

  • jose antonio marina dice:

    Las situaciones en bucle parecen difíciles de cambiar. Un ejemplo, el sistema educativo influye en la sociedad, pero la sociedad influye en el sistema educativo. ¿Donde empiezan los campos sociales? ¿Se inician de arriba abajo o de abajo arriba? Aumentar el capital social es tarea compleja, pero programable. Los principales factores del “capital social” son mensurables y, por lo tanto, se pueden fijara como objetivo social. Una parte tendrían que hacerlo los agentes sociales -el sistema educativo, los empresarios, el mundo de la cultura y de los medios de comunicación, las iglesias, etc. Otra parte deben fomentarla la sociedad política. Papel especialmente importante pueden tener los municipios. En Estados Unidos hay una movimiento llamado “asset building communities” que incluyen dentro de los objetivos municipales el aumento del capital social.

Leave a Reply