Árticulos en prensaSala de prensa

La humanidad, a examen. El reto más ambicioso de José Antonio Marina

By 13 diciembre, 2018 No Comments

 Mauricio Bach | CULTURAS,  | La Vanguardia  | 10/11/2018 

La primera pregunta que uno se plantea al iniciar la lectura de este libro: ¿es posible y cabal resumir la historia de los que los autores denominan la “familia humana” en poco más de 500 páginas? Y en este caso esto quiere decir de toda la humanidad, porque uno de los méritos de la propuesta es el empeño en esquivar en lo posible el eurocentrismo y no ceñirse en exclusiva a Occidente para explicar la evolución de la(s) cultura(s) de nuestro planeta.

Parece difícil salir airoso del reto sin caer en lo simplista y más en un mundo cada vez más abocado a la especialización y compartimentación del saber, algo que sin duda tiene sentido en el ámbito de la nanotecnología o las terapias génicas, pero es más dudoso que lo tenga en el de las humanidades. Sin embargo, ejemplos hay de sabios que lograron salir triunfantes del envite. Me limitaré a uno: el gran historiador del arte Ernst Gombrich escribió en alemán en 1935 –¡con 26 años!– una Breve historia del mundo que se puso a revisar al final de su vida para la publicación de la traducción inglesa y que sigue siendo una delicia y un compendio muy razonable de la historia de la humanidad. El secreto está en el criterio de selección y en la capacidad expositiva de forma sintética: decir mucho con (relativamente) pocas palabras.

Si por aquí hay alguien capaz de enfrascarse en tamaña aventura, ese es sin duda José Antonio Marina. En su ya extensa carrera de pensador y divulgador ha mostrado poseer con creces el primer requisito de todo aspirante a sabio: la curiosidad. Ha sabido además rodearse de colaboradores eficaces cuando es necesario (en este caso el historiador Javier Rambaud), concibe sus libros como pesquisas –como un Sherlock Holmes que indaga en los grandes enigmas intelectuales– y logra que se lean con la misma fruición con la que se devoran los misterios urdidos por Arthur Conan Doyle. Y sí, dejaremos claro desde ya que en este caso sale más que airoso del envite que afronta.

¿En qué consiste el libro? Pues en nada más y nada menos que una genealogía de la evolución de la cultura humana, desde que nos separamos de los chimpancés hasta el presente. De modo que se recorre el desarrollo del cerebro que nos diferencia del resto de animales y los grandes logros que nos han permitido evolucionar y prosperar: los inventos, el progreso de la economía, los sistemas políticos, las migraciones e invasiones, el pensamiento espiritual y filosófico, los avances científicos, las aportaciones artísticas… El planteamiento de la obra no es sin embargo museístico, es decir que no es un mero catálogo de obras e hitos, sino que más bien se centra en buscar las fuentes de las que surgen esas obras y esos hitos, trazando una suerte de genética cultural de esta raza de “animales espirituales” que producen cultura. El texto organiza la historia de las grandes culturas como una biografía de la “familia humana” y la conclusión es que todas las civilizaciones se construyen entorno a ejes similares, y que las influencias externas y los mestizajes suelen ser positivos. Los autores retratan la evolución de la humanidad con sus claroscuros, pero se centran sobre todo en los avances en positivo y concluyen con algunas preguntas sobre el futuro.

Biografía de la humanidad es una nueva y notable aportación al vasto proyecto humanístico de Marina, que ha prestado especial atención a la educación y el pensamiento filosófico como instrumentos de conocimiento y transformación. La única pequeña pega que tal vez le pondría al volumen es de carácter editorial: creo que una obra de este tipo hubiera agradecido una presentación un poco menos árida, con la incorporación de ilustraciones que fueran más allá de los austeros gráficos y mapas que le dan un aire de tocho académico que no se corresponde con su ameno y estimulante contenido y con su encomiable vocación divulgativa.

Uno de los méritos de la obra es el empeño en no ceñirse en exclusiva a Occidente para contar la evolución de culturas

Marina concibe sus libros como pesquisas, como un Sherlock Holmes que indaga en enigmas intelectuales

Todas la civilizaciones se construyen en torno a ejes similares y las influencias externas suelen ser positivas.

Leave a Reply