BlogSigo la pista a

Desde El Panóptico sigo con interés los intentos de “democracia bursátil” ocurridos en la Bolsa estadounidense donde miles de pequeños inversores se han unido para hundir a los fondos bajistas, es decir, a los que ganan dinero cuando la bolsa baja. Esta práctica, llamada coloquialmente “operar en corto” -que consiste en pedir prestadas acciones cuando están altas, venderlas, y esperar a que bajen para recomprarlas y devolverlas- ha resultado siempre legal, pero sospechosa, porque si los operadores son lo suficientemente poderosos, pueden influir negativamente en la Bolsa. Por eso, en España, el 12 de marzo, la CNMV restringió temporalmente esas prácticas, de acuerdo con el artículo 23 el Reglamento de la Unión Europea. Me interesa esa práctica porque es una manifestación más de que la economía financiera está desconectada de la economía real. Puede convertirse en esencialmente especulativa y no productiva. Sucede lo mismo con los mercados de derivados, o con una creación sorprendente que son los mercados de futuros, en los que se puede comerciar con algo que todavía no existe.

One Comment

  • Juan Luis dice:

    Un tema interesante, pero muy resbaladizo, la economía en el sentido tradicional de la palabra ya no existe, las Bolsas del Mundo lo están demostrando y las acciones tomadas por los Bancos Centrales provocan acumulación de riqueza en muy pocas manos.
    No puede existir una Democracia Bursatil si previamente no construimos una base económica sólida, basada en la Productividad, en la igualdad de oportunidades, en estudios Costes-Beneficios sensatos, y sobre todo de respeto hacia el prójimo y a la Naturaleza.
    El Capital social y no el Dinero que cambia de lugar a gran velocidad, es quien tiene alguna posibilidad de crear una Democracia Bursatil.

Deja tu comentario